Creative Commons License La lengua japonesa: aquello que nunca te enseñaron (text) by Tatematsu Norio is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 Unported License.

2008-06-18

世界三大美人 - Las tres mujeres más bellas del mundo

Si le preguntáis a un japonés quiénes han sido las tres mujeres más bellas del mundo a lo largo de la Historia, casi con total seguridad os contestará que en Japón, desde antiguo, se creó el mito que atribuía esa envidiable cualidad a las tres mujeres siguientes, conocidas como 世界三大美人 sekai sandai bijin o 世界三大美女 sekai sandai bijo, "las tres mayores bellezas del mundo". Todas son personajes históricos y a la vez legendarios, presentes en todo tipo de literatura.


Una poetisa y cortesana japonesa:

小野小町 (おののこまち) Ono no Komachi

La celebrada poetisa Ono no Komachi vivió en Kioto (entonces Heiankyô) el siglo IX d.C, a principios del Periodo Heian. Está considerada como una de las seis mejores compositoras de Waka (un tipo de poesía japonesa) y se la cuenta entre los 36 poetas inmortales (三十六歌仙 sanjû rokka sen) del medievo japonés.

En las historias y leyendas que de ella nos han quedado (incluidas algunas obras de teatro Noh), se presta atención principalmente a una de sus dos facetas: la de poetisa excepcional y la de bellísima mujer con numerosos amoríos. También existen historias relativas a su triste y solitaria vejez, cuando quedó despojada de su belleza y fue abandonada por sus amantes; sin embargo, se cree que estas historias sobre su decadencia no se corresponden con su vida real.

Según la leyenda este personaje histórico nació en la prefectura de Akita, al norte de Japón. Por eso el tren bala shinkansen con destino a esta provincia lleva el nombre de こまち komachi. Además, se cree que ha podido influir en la creencia japonesa de que las mujeres de Akita suelen ser bellas, lo cual da origen al término 秋田美人 Akita bijin, que podemos oír de vez en cuando (por ejemplo en la película 虹の女神 Rainbow Song). También existen mitos sobre la supuesta belleza de las mujeres de Kioto y Hakata (Fukuoka), y existe asimismo cierta prefectura japonesa que no mencionaré, de la que se dice que abunda en mujeres feas.

Ono no Komachi por Kikuchi Yôsai (periodo Edo).

Ono no Komachi interpretada por Chiyo Tsubaki en un musical del teatro Warabi-za de Akita.

Ono no Komachi en su vejez, por Tsukioka Yoshitoshi (periodo Edo).



Una princesa china:

楊貴妃 (ようきひ) Yang Guifei / Yang Kwei Fei

Yang Guifei (siglo VIII d.C.), llamada "Yô ki hi" en japonés, está considerada una de las cuatro bellezas de la antigua China. Esposa del príncipe Shou, hijo del Emperador Xuanzong, se vio obligada a divorciarse de su esposo para convertirse primero en concubina y luego en princesa consorte imperial en primer grado de su suegro el Emperador, quien sentía por ella una atracción excepcional. Hábil en varias artes como la danza y el canto, Yang Guifei acabó enamorándose de su nuevo esposo según afirma la leyenda. El Emperador favoreció a numerosos miembros de su familia otorgándoles puestos de responsabilidad en el gobierno o emparentándolos con príncipes y princesas, lo que causó el disgusto de sus subordinados.

Tras estallar la Rebelión militar Anshi, se acusó a la familia Yang de ser los principales instigadores de la misma, y como castigo Yang Guifei fue ejecutada en la horca para desgracia del Emperador, quien había tenido que huir con ella a la provincia de Sichuan. Sin embargo, sus restos nunca fueron encontrados y una leyenda japonesa cuenta que logró escapar a Japón, donde pasó en secreto el resto de sus días. Se la compara con la belleza de las peonias, la flor considerada más bonita.

La belleza china Yang Guifei (Yô ki hi), del pintor japonés Hosoda Eishi (Museo Británico).

Estatua de Yang Guifei (Yô ki hi) tomando un baño, en la ciudad china de Xi'an.



Una faraona egipcia:

クレオパトラ Cleopatra

A Cleopatra VII, la última reina del Antiguo Egipto en el siglo I a.C., se le reconoce una belleza excepcional en todo el mundo... Sin embargo, teorías más recientes, basadas en bustos, grabados y documentos de la época (no en imágenes posteriores empapadas por el mito), sostienen que no era especialmente bella y eran otras cualidades las que la hacían irresistible: inteligencia, saber hacer político, educación, gentileza, buena conversación, voz dulce y armoniosa, refinamiento... en resumen, un dechado de virtudes.

La imagen que yo tengo de Cleopatra es la de los dibujos de Astérix y Obélix, no sé si seré el único...

La muerte de Cleopatra, de Guido Cagnacci, 1658.

Julio César y Cleopatra, de Jean-Léon Gérôme, 1866.

Busto de Cleopatra en el Altes Museum de Berlín.


Si alguna vez leéis expresiones como 楊貴妃のように美しい Yôkihi no you ni utsukushii, ya sabéis que están hablando de una mujer extremadamante bella (絶世の美人 zessei no bijin). Aunque por supuesto el ideal de belleza cambia a lo largo del tiempo y es diferente en cada cultura y en cada persona, ¿verdad?

Otra teoría menos centrada en la tradición japonesa y algo más "internacional" sustituye a Ono no Komachi por Helena de Troya. También se habla de las cuatro grandes bellezas universales añadiendo a "Sissi" Emperatriz (Isabel de Austria).

2 comentarios:

Raúl dijo...

Pues ahora quelo dices, acabo de leer un libro donde dicen que la pronunciación de Cleopatra en realidad tendría que ser "Cleoptra" (aunque todavía sea un misterio la fonética y las reglas de pronunciación del egipcio antiguo); y raro me parece que no aparezcan por ahí mujeres retratadas por artistas (como la Mona Lisa, que es pequeñaja y más fea que el copón). En fin, una recomendación para todos aquellos que quieran saber sobre el significado de la belleza en el Japón moderno, y por extensión, en el arte contemporáneo, un libro titulado así: 「美しい」ってなんだろう?de la editorial Rironsha (理論社)escrito por un fotógrafo de renombre, Morimura Yasumasa (森村泰昌), porque es muy sencillito y una delicia. Y puesto mi granito de arena, "or buá"!

Tatenori dijo...

★Raúlさん

Uy, Cleoptra no, que entonces en japonés en vez de acabar en PAtra acabaría en PUtra, pobrecilla :P

¡Muchas arigatós por tu interesante aportación!