Creative Commons License La lengua japonesa: aquello que nunca te enseñaron (text) by Tatematsu Norio is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 Unported License.

2007-12-06

Una cuestión de hombría (2)


En el post anterior, Una cuestión de hombría (1), hablábamos de que la palabra "hombre", en diversas lenguas, se puede utilizar para referirse al género humano en general y, por extensión, muchas palabras masculinas se utilizan independientemente de si se refieren a un hombre o a una mujer.

Después de darle un repaso al caso en inglés, español y japonés, me quedó pendiente comentar unos casos concretos referidos esta vez al contacto entre lenguas, ya que no son pocas las veces en que el sistema de conceptos de una lengua interfiere en otra y da lugar a distorsiones en el significado (lo que en japonés suele llamarse 意味のズレ imi no zure).


Los derechos del hombre (¿y de la mujer?)

Como todo el mundo sabe, la "Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano" (Déclaration des droits de l'homme et du Citoyen) es uno de los textos básicos de la Revolución Francesa de 1789. En sus muchas traducciones, parece ser que la tendencia es reflejar el uso de la palabra "hombre" tal cual (así como dejar "ciudadano" en su forma masculina). En japonés, sin embargo, esta declaración suele traducirse como 及び市民の権利宣言』 ("Hito oyobi shimin no kenri no sengen") o 『人間と市民の権利の宣言 ("Ningen to shimin no kenri no sengen"). Dado que en japonés, como ya sabemos, la palabra hombre no se refiere al ser humano en general, puede parecer que estas traducciones, que sustituyen dicho vocablo por el de "persona" (人 hito) o "ser humano" (人間 ningen), están en lo correcto. Y probablemente sea así.

Sin embargo, la duda se plantea cuando apenas dos años después, en 1791, la dramaturga y feminista Olympe de Gouges escribe la "Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana" (Déclaration des droits de la femme et de la citoyenne,女性女性市民の権利宣言』 "Josei to josei shimin no kenri sengen"), para protestar por el hecho de que la Declaración de 1789 estaba pensada por y para los hombres. Lo cual, dado el contexto de la época, es ciertamente así. Al redactar y proclamar la Declaración, se pensó primordialmente en los derechos de los hombres (no en las mujeres), así que, con intención o por descuido, se utilizó la palabra "homme" en ese sentido. Es decir,
(1) Con intención expresa de excluir a las mujeres; o bien,
(2) Por descuido, puesto que a nadie se le había ocurrido que una mujer pudiera tener derechos... y si a alguien se le había ocurrido, daba por hecho que las mujeres estaban incluidas como seres humanos en el concepto de hombre. La pregunta es: ¿se pretendía excluir a las mujeres explícitamente, o es tan sólo que a nadie se le había ocurrido mencionarlas?

En el primer caso, en efecto la traducción japonesa tendría que haber optado por 男性 dansei (hombre), pero en el segundo se plantea una terrible duda de traducción, ya que en este caso tenemos que interpretar una ambigüedad no resuelta en el texto original... Resolver ambigüedades siempre ha sido uno de los dilemas más duros del traductor (y la traductora), pero cuando dicha ambigüedad está presente en un texto jurídico -a menudo intencionadamente- y no se puede expresar en la lengua meta, ¿qué hacemos?

En 1948 se proclamó la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU, que ya no se refiere a los derechos "del hombre" (salvo en las primeras versiones en español, al menos según vemos en la foto que acompaña este post, en la que la primera dama estadounidense Eleanor Roosevelt sostiene una versión de la Declaración, redactada y aprovada por la comisión que ella misma presidió). Para "human rights" actualmente se utiliza "derechos humanos" en español y 人権 jinken ("persona" + "derecho") en japonés. Estas expresiones, además de a las mujeres, también incluyen a los niños (y niñas). A lo largo del texto en inglés se utilizan expresiones como human beings o everyone ("seres humanos" / "todo individuo, toda persona" en español; y 人間 ningen / すべて(の)人 subete (no) hito en japonés). (Como curiosidad, la Declaración se considera el documento del mundo traducido a más idiomas; unos 330 en 2004.)

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos, institución del Consejo de Europa (ajeno a la Unión Europea) sita en Estrasburgo, es de "human rights" en su denominación en inglés, pero de "droits de l'homme" (derechos del hombre) en su otra lengua oficial, el francés (en otras lenguas no oficiales de la institución, como el italiano, se da el mismo caso que en francés).


Los derechos del niño (¿y de la niña?)

En la Conferencia Mundial sobre la Alimentación de Roma de 1974, los Estados participantes proclamaron solemnemente "el derecho inalienable de todo hombre, mujer y niño a no sufrir hambre o desnutrición".

O sea... las niñas que se mueran de hambre, ¿no?
A ver. Ya que especifica "hombre" y "mujer", podría haber incluido también a las niñas... o simplemente redactarlo como "adultos y niños", o mejor aun "toda persona". Pero echemos un vistazo a la versión en inglés (la original), que habla de "man, woman and child". Y ahí está el problema; en inglés, child se refiere a un menor de edad sea del sexo que sea. Sin embargo, al traducir a otro idioma en que esto no sea así, hemos de plantearnos si es necesario especificar que este derecho se extiende también a los "niños de sexo femenino". A algunos les parecerá obvio que sí, pero ¿qué ocurriría si un país decidiera discriminar a las niñas y al echársele en cara la violación de este derecho alegara que ahí no se dice nada de las niñas? ¡Las leyes se han de interpretar al pie de la letra! Por eso siempre se crea el problema de: ¿qué quiso decir en realidad la persona que redactó el texto / la ley, etc.?

En este caso creo que también debemos tener en cuenta que "man, woman and child" es una construcción retórica muy frecuente, de ésas que suelen imbuir los textos que apuntan a grandes ideales. Y resulta que en retórica, la enumeración de tres elementos es un recurso constante tanto en inglés como en español (como ejemplo se me ha ocurido buscar en Google la frase exacta "guerra ilegal injusta" y adivinad qué: en casi todos los casos aparece un tercer adjetivo de lo más variopinto: innecesaria, inmoral, inútil, ilegítima, desproporcionada, inacabada, imbécil, insuficiente, brutal, mentirosa, injustificable, estúpida, genocida, criminal... pero siempre tres adjetivos, ni dos ni cuatro). Por eso, añadir un "y niña" a una expresión de tanta fuerza poética como "todo hombre, mujer y niño" podría cargarse el estilo, aunque... en un texto así, el contenido prevalece sobre la forma, ¿no?

Volviendo al uso de CHILD, cuando la ONU proclamó la Declaration of the Rights of the Child en 1959, si bien en castellano fue traducida como "Declaración de los Derechos del Niño", también solemos referirnos a ella como "Declaración de los Derechos de la Infancia" (como se hace a veces en italiano y otras lenguas). La redacción del texto, sin embargo, repite constantemente la expresión "el niño". En este caso, ¿traducirlo como "los niños y las niñas" se consideraría un abuso del lenguaje PC progre e innecesario, o una simple opción de traducción de acuerdo con el sentido literal del texto original?
En japonés, el Gobierno y los textos oficiales suelen usar la palabra 児童 jidô (término bastante formal para "niños/as" o "infantil") aprovechando los mismos caracteres usados en chino mandarín -una de las seis lenguas oficiales de la ONU-; sin embargo, en muchos medios de comunicación, en las escuelas y en otros ámbitos de divulgación al público general también se utiliza 子ども kodomo ("niño/a/os/as") para hablar concretamente de los derechos de los niños (子どもの権利 kodomo no kenri).


Otro ejemplo curioso. En la película francesa "Ma vie en rose" (1997), Ludovic es un niño de unos 7 años totalmente convencido de que en su interior es una niña y nació con el cuerpo equivocado. Toda la película gira alrededor de los conceptos de garçon (niño) y fille (niña), pero también hay un choque entre el mundo de les enfants (children, l@s niñ@s) y los adultos (en concreto los padres y vecinos). Aunque en español la palabra niño pueda referirse tanto a niños como a niñas en este último caso, para el argumento de la película era imprescindible dejar bien claro cuándo el estatus de Ludovic como niño hacía referencia a "niño - no adulto" y cuándo a "niño - no niña". Al igual que en francés, en otras lenguas también existe esta diferenciación: en inglés los boys y las girls pueden ser todos children (plural de child), y en japonés un 男の子 otoko no ko y una 女の子 onna no ko son ambos 子ども kodomo ("niño, -a, -os, -as"). En castellano sin embargo no se hace esta distinción, con lo cual en la versión subtitulada se dejó niño(s) o chico(s) en el sentido de "no adulto(s)" y se optó por "varón" para el sentido de "niño - no niña"; el uso constante de esta palabra en la traducción resulta abusivo, ya que en la vida real la utilizamos sólo en casos muy limitados; y suena hasta ridículo cuando la madre le dice a Ludovic: "Marica" es un varón al que le gustan los varones... como tú ("Un tapette c'est aussi un garçon qu'aime les garçons... comme toi"). Sin embargo, "varón" es la mejor opción para ser fieles al significado original. (En el caso de darle prioridad a la naturalidad de los diálogos, podría haberse dejado "niño" y confiar en el contexto, lo cual es una alternativa aceptable).


Koizumi es un hombretón

Algunas fuentes recogen que Jun'ichirô Koizumi (小泉純一郎), cuando todavía no era Primer Ministro, fue interpelado por la escritora feminista y figura televisiva Yôko HARUKA (遥 洋子) sobre su uso recurrente de expresiones como las siguientes:

「男ならでは」 Otoko nara de wa, "Si se es hombre..."
「男として」 Otoko to shite, "Como hombre..."
「男ならば逃げない」 Otoko naraba nigenai, "Un hombre nunca huiría (=daría la cara)"

La queja consistía en que si uno dice que un hombre tiene que dar la cara... ¿eso quiere decir que las mujeres son cobardes? O si uno dice que como hombre no puede tolerar cierta injusticia... ¿eso quiere decir que una mujer sí lo haría? La respuesta de Koizumi fue que en inglés la palabra "man" se refiere tanto a hombres como a mujeres y que el uso de las palabras se rige por la costumbre. Cierto. El problema es que si en japonés la palabra OTOKO no tiene ese uso, por mucho que su equivalente inglés sí lo tenga, no puede usarse en ese sentido. Aquí la cuestión es si realmente la lengua inglesa está influyendo en la japonesa -en general o en el caso de este hablante en concreto-, o si la explicación era una excusa de Koizumi para no reconocer el uso de un lenguaje supuestamente sexista.



Y ya está. En Wikipedia podéis leer más información sobre el lenguaje gender-neutral, también relativa al post anterior.

Por último, me gustaría despedirme citando aquel famoso anuncio parroquial que no sabemos si es cierto o no, pero que tiene su gracia:

"Recuerden que el jueves empieza la catequesis para niños y niñas de ambos sexos."

2 comentarios:

cotaku dijo...

Soluciones rápidas:
* todo hombre, mujer y niño -> todo hombre, mujer y churumbel
* 男ならでは -> ちんこかまんこか両方があるのならでは
La Declaración es el texto más traducido? y yo que pensaba que era la biblia, que por cierto, dice amazon.com que está escrita "by God" (incluso tiene versión en audio! habla dios??? ) Este "God" es todo un bestseller!

Sólo va a catequesis los hermafroditas, no? Que discriminación!

Tatenori dijo...

La Biblia es el libro -no texto- más traducido; la Declaración, como sólo es una paginilla, supongo que no se cuenta como libro...

¿De verdad pone eso en amazon? ¿No me tomas el pelo? Pues anda que como se ponga a cobrar derechos de autor...